lunes, 31 de enero de 2011

Erase una vez.

Erase una vez, una cámara y su dueño

La cámara había sido formada en estudios superiores de ingeniería y era el resultado de toda la sabiduría en ese campo, lo que le otorgaba de una gran altivez,  soberbia y sobre todo arrogancia, sabiéndose perfecta para obtener la mejor de las imágenes , hasta que un día su sumiso propietario se atrevió a contestarle:
Estaban ellos en una situación de poca luz pero sin que aún fuera de noche completamente y el dueño quiso hacer una foto, pidiéndole a ella que le permitiera hacerla a su gusto, a lo que la cámara contestó que de ninguna manera, que como iba a hacer él esa foto mejor que ella misma con su programa automático, el cual era perfecto y capaz de hacer la mejor de las lecturas aplicándose los parámetros perfectos.
A lo que su dueño le contestó : si, es verdad lo que dices, pero es que yo quiero reducirte la velocidad del disparo para que salga el recorrido de las luces de los coche, y para eso tendré que bajártela a unos 2,5 segundos.
La cámara le contesta...ves como no te puedo dejar solo !listillo!,con esa velocidad tan lenta la foto saldrá totalmente blanca por sobre exposición.
El dueño le contesta...  pues no,  ¿cómo que no?, responde la cámara, con su habitual soberbia, pues no ,le dice su dueño, porque te cerraré el objetivo hasta quizás mas de F/10 y eso evitará que la foto salga blanca por sobre exposición
La cámara no estaba en absoluto nada de acuerdo y le dice a su dueño:  eso que dices demuestra tu ignorancia, porque yo podría hacerlo incluso así, pero no tú, con tus limitaciones de humano, me moverás  y no me dejarás hacer bien mi trabajo.
Su dueño le responde diciéndole.. pues mira no, ¿sabes porqué?, porque no te tendré en mis manos, te dejaré sobre algo firme, incluso evitaré que te de el viento situándome entre él y tu, y así saldrá una foto tan perfecta como hecha por ti misma, pero a mi gusto. La cámara una vez más y en unos de sus gestos arrogantes le contesta : pero no ves que incluso poniéndome en un trípode cuando me aprietes en el botón de disparo me provocarás una vibración que se mantendrá durante los 2,5 segundos que pretendes, !que no te canses, que técnicamente no es posible!. Su dueño ya un poco harto de tanta arrogancia y desde hacía ya mucho tiempo de soportarla, le contesta de manera definitiva: No, no pasará eso porque no te apretaré el botón de disparo, te pondré el disparador retardado y no habrá vibración, y aquí no hay nada mas que discutir, solo te dejaré hacerlo después de que hagas la foto, y según algo que yo tengo y tu no, y es la capacidad de pensar, algo para lo que a ti no te han formado.
El dueño puso todos los disparatados parámetros de disparo, mientras la cámara se echaba las manos a la cabeza, Y.....Click.........................Clack. , ABRACADABRA, ahí estaban las luces de los coches siendo aun de día.
La cámara quedó enmudecida y tras un largo silencio le dijo a su dueño, está bien, has ganado,  ¿que puedo hacer ahora?.
A lo que su dueño le respondió: seguir aportando toda tu gran sabiduría para acompañarla a mi modesta capacidad de razonamiento.
Y desde entonces él y ella se convirtieron en fiel pareja inseparable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada